Puede que no te suene mucho, pero la correa de distribucion es una pieza muy importante dentro del funcionamiento del motor de tu coche. Por lo que no es de extrañar, que la avería de la misma, sea una de las más problemáticas y caras.

¿Que es la correa de distribucion?

Antes de proseguir con la entrada, nos gustaría aclarar que es la correa de distribución, así como el funcionamiento de la misma. 

La correa de distribución es la encargada de sincronizar los movimientos del cigüeñal del motor con los del árbol de levas. Evitando de esta forma, que las válvulas de admisión y/o escape choquen con los pistones. Ya que de hacerlo, los daños al motor serían graves; y la factura de la reparación: bastante dolorosa. 

Síntomas que indican que es necesario un reemplazo

Al igual que otras averias, el fallo de la correa de transmisión viene precedido de ciertos síntomas, que de ser descubiertos a tiempo, pueden ayudarnos a evitar tan costoso fallo.

1- Exceso de humo expulsado por el tubo de escape: Si notamos un incremento del humo expulsado por nuestro coche; es probable que estemos en presencia de un fallo de la correa.

2- Chirridos y vibraciones: Si tu coche produce chirridos al ser arrancado; o vibra con frecuencia mientras conduces; es muy probable que tu correa haya llegado al final de su vida útil.

3- Dirección demasiado suave: Si al girar el volante notas que este está más suave de lo normal; puede que debas ir pensando en llevar tu coche al taller para una revisión de la correa.

Consecuencias de la avería

El desgaste, la falta de mantenimiento, o incluso otra avería:  pueden provocar la rotura de la cadena  de distribución. 

En cuyo caso, debido a la perdida de la coordinación del motor; los pistones comenzarán a golpear las válvulas de admisión y escape. Dando como resultado el fuerte deterioro de ambos. Por lo que no es raro que para muchos motores; la rotura de la correa de distribución sea el principio de su muerte prematura.

Como evitar su avería

Siendo justos, la rotura de la correa de transmisión no suele ser una avería común. Por lo que es muy poco probable que te toque pasar por el taller debido a una eventual rotura de la misma. No obstante, en Ecumotorstock creemos que nunca está de más seguir ciertos consejos que nos ayuden a alargar su vida útil;  y de ser posible eviten: tan costosa avería.

Revisa periódicamente la tensión: Nunca está de más revisar de forma frecuente la tensión de la correa de transmisión. Un tensado inadecuado de la misma acelerará su desgaste. Por lo que es recomendable que un especialista revise periódicamente que la tensión sea la correcta.

Mucho cuidado con bomba de agua: Una avería en la bomba de agua puede terminar en un fallo de la correa. Por lo que tampoco estaría de más revisar el estado de la misma de forma periódica.

No te olvides de hacer el cambio: Efectivamente, adelantarse a la rotura es el  mejor de los consejos para evitar pagar un dineral. Por tal motivo, es aconsejable sustituir la correa cada 100 000 km aproximadamente.