Reprogramar unidades de mando


Si bien es un proceso sencillísimo, reprogramar la unidad de control del motor de tu turismo puede terminar en un fallo aciago para tu bolsillo. Si, por poner un ejemplo, la comunicación se corta por cierto motivo a lo largo del proceso, la central va a quedar absolutamente inutilizada. Y es aquí cuando llega el verdadero problema, ya que una ECU nueva, puede superar facilmente los 1000€.

Para eludir (dentro de lo posible) que pases por este mal trago, te explicamos de qué forma debes proceder con corrección con cada una de las diferentes maneras de reprogramación de unidades de mando. Lógicamente, vas a deber proseguir a rajatabla las instrucciones de fabricante -aparte de estos consejos-.

Por otro lado, y lo más recomendado, es que acudas a un profesional. En Ecumotorstock, contamos con uno de los mayores stock de centralitas de motor, así como una amplia experiencia en la reprogramación de estas. Ahora además, gracias a nuestro servicio de alquiler de centralitas, podrás comprobar si el problema de tu coche, está causado por un fallo en la ecu, o por el contrario, son causados por otro componente del vehículo, y todo esto, sin necesidad de comprar la unidad.



De qué manera se instalan las centrales intercaladas:

para montar las mal llamadas centrales o bien chips intercalados (realmente, en su mayor parte son resistencias variables), es preciso desconectar la unidad de mando del turismo. Con la intención de eludir picos de tensión al soltar y regresar a enchufar los cables, lo más conveniente es desconectar la batería del vehículo por lo menos quince minutos ya antes de empezar. Quita siempre y en todo momento el cable del borne negativo de la batería. Una vez “desembornada”, debemos desconectar la central (o bien el sensor de temperatura NTC de refrigerante, en dependencia del género de unidad de mando) y también intercalar el nuevo dispositivo entre el cable y la ECU originales.


Mucho cuidado con las cargas electrostáticas al manipular las unidades de mando.


De qué forma instalar un chip de potencia:

en las unidades de mando viejas que no son reprogramables deberemos abrir físicamente la central para sacar de su zócalo el chip de potencia original y poner el nuevo. Es fundamental desconectar la batería y asegurarnos de no tener carga electrostática en nuestro cuerpo mientras que manipulamos la placa base y las pastillas de memoria. Para esto, ya antes de “actuar”, toca una parte metálica (la pata de una silla o bien afín) con la intención de descargarte de energía electrostática.



De qué manera reprogramar la ECU con un sistema tipo PPC:

Esta clase de reprogramaciones es sencillísima, aunque precisa unos pasos básicos. Si en los procesos precedentes había que desconectar la batería para eludir daños, acá el mayor riesgo es que se agote la carga y la tensión baje de los doce V a lo largo de la reprogramación. En ciertos vehículos va a ser preciso apagar los electroventiladores, la luz de cortesía, etcétera Mi consejo es que hagas la reprogramación con el vehículo conectado a un cargador de batería que garantice una tensión incesante a lo largo del proceso, que puede perdurar desde media hasta múltiples horas. Enchufa el PPC a la toma de diagnosis y prosigue las instrucciones del fabricante. Apaga el móvil para eludir interferencias a lo largo de la carga de la nueva cartografía. Cerciórate de que el cable está bien conectado. Recuerda que cualquier corte de comunicación en medio del proceso va a dejar la central “para tirar”.

De qué manera reprogramar la ECU:

realmente es casi exactamente el mismo proceso que con el sistema PPC, solo que la nueva programación la tenemos guardada en una carpetita del computador, en vez de en el PPC. Las cautelas son las mismas: sostener la nutrición de la batería del turismo, cerciorarse de que no haya cortes de comunicación … y de que la batería del portátil y su cargador están en buen estado. Si se apaga o bien se cuelga el computador a lo largo del proceso, te puede salir muy caro.